2 de febrero de 2014

El amor hoy...que nos sucede?

A mí me asombra muchas veces como hoy se utiliza la frase te amo.
Parejas que hace 2 meses se conocen la usan como un : Hola. Lo noto mucho más en los adolescentes…pero no es excluyente.
 Y estoy convencida de que se debe a la ignorancia de lo que es realmente el amor.
Y no los culpo, la vida moderna que llevamos nos ha hecho liberarnos cada vez mas de formalismos y el lema hoy es decir lo que se nos ocurre, cuando se nos ocurre,  sin pensar demasiado cómo afecta al otro, sus consecuencias.  Sin sentir vergüenza por nada y sin ver mas allá, solo vivir el momento.
Por eso tal vez el amor que hoy se predica es efímero. Porque no siempre es amor a veces es deseo maquillado.
Es bueno demostrar lo que sentimos por supuesto. Pero a no confundir emociones.
 Tal vez me marquen como fría, anticuada, conservadora, precavida, desconfiada, no demostrativa, pero en lo personal creo que hay palabras que deben guardarse para momentos importantes de la vida. Esos que ameritan una palabra fuerte,  porque el momento es importante! Una frase que te haga sentir especial, acompañada, valorada, segura, tranquila, bendecida, feliz en el momento indicado. Vale muchísimo!
Que ponga en palabras lo que ya te han estado demostrando con actos, con acciones. Sino no sirve.
Es una pantalla, un escenario una idealización. Un sueño.
El amor no es simplemente una palabra, es un estado. Que se construye con vida y con el paso del tiempo. Porque de no ser así pierden su fuerza, su significado, su valor.
Al igual que un buen abrazo dado a tiempo. Cuánto vale eso? Mucho.
Si analizo los abrazos, en estos tiempos, también han aumentado. Son moneda corriente. Y no digo que este mal. Simplemente me hace dudar de su verdadero significado. Hoy los amigos se tocan todo el tiempo, se besan, se abrazan. Yo creo que un abrazo dado en el momento indicado representa muchísimos de los otros. Representa un apoyo, un estoy acá para ayudarte siempre, un Te quiero, un quiero que te sientas mejor pronto, un no voy a dejarte solo en esta, un te aprecio muchísimo, una felicidad compartida.
Un abrazo hoy, se confunde con ganas de agradar, de pertenecer, de integrarse, de resaltar.
 Ya no siempre es un apoyo. Es una habilidad social para eso precisamente, socializar. Se perdió el anterior significado, como sucede con el amor.

El psicologo Gabriel Rolon plantea muy bien a mi entender las etapas del amor.
El enamoramiento Rolon lo plantea como la primer etapa, rodeada de idealización de la otra persona, sentirse en las nubes todo el tiempo, verla casi perfecta. Tenemos la sensación de que nuestro príncipe azul, nuestra princesa encantada ha llegado. Que el mundo es pura alegría. Apreciamos los colores, los olores, las formas, reímos por nada. Andamos por la vida con el corazón en la mano, lo dejamos olvidado en cualquier parte y llevamos una sonrisa a flor de piel. Volaaaamos, con la idea de encontrarnos con nuestra persona elegida, de verse, de sentirse, de tocarse, de besarse.
El amor viene cuando esta etapa termina. Y por un lado es bueno que eso pase, sino andaríamos toda la vida bobos, distraídos y con el corazón en la mano (como dice Dolina).
Descubrimos que la persona que tenemos al lado es un ser humano común y corriente, que tiene sus defectos, sus fallas. Y empezamos a analizar si aun así queremos quedarnos.
Muchas relaciones terminan en esta transición.
El amor verdadero es realista.
Muchos soñadores nunca superan esta etapa.
El amor verdadero es cuando entendemos que nuestra pareja no es perfecta y aun así deseamos estar con ella y sentimos la necesidad de ayudarla a superar sus fallas. Compartir lo cotidiano, los problemas,  lo simple y también lo bello, lo placentero.
 Entendemos cómo piensa y siente. Como vive y cómo reacciona. Y como enlazar ambas personalidades y modos de vida.
Conocemos lo peor y lo mejor y decidimos aún así quedarnos.
Por eso el amor viene con el tiempo.

Que temita no? En fin…así lo veo yo. No es la verdad absoluta.
Bonito domingo!